Crónica

 

Después de un día de Normandos, con un rocío que nos obliga a poner la sudadera, iniciamos a las siete y media de la mañana “O Andadeiro 76”, que nos llevará a tierras del Principado. Tras la parada para el desayuno, dejamos atrás Aviles y siguiendo por la “Y” bordeamos Oviedo para adentrarnos en la autopista minera y continuar por el curso del río Nalón, en plena cuenca minera.

Pasamos por la Felguera, Sama, el Entrego y Pola de Laviana, pudiendo ver a uno y otro lado los castilletes de los pozos mineros del Candin, Fondón y el emblemático Mª Luisa. También pasamos al lado de la central térmica de Lada, la fabrica de BAYER donde nacen todas las aspirinas del mundo, y el museo de la minería.

 Más adelante en lo alto de una colina vemos el torreón de Villamorey que nos indica que estamos en el embalse de Sobrescobio y por lo tanto en el Parque de Redes, giramos a la derecha y al poco nos encontramos en “Soto de Agues municipio de Sobrescobio, partido Judicial de Laviana, provincia de Oviedo”, según nos indica un letrero situado al lado de una galería de la primera casa por donde iniciamos la ruta. Son las once de la mañana y este comienzo de ruta nos sorprende con un pueblo bien conservado lleno de calles peatonales, hórreos, paneras centenarias llenas de varales y aperos, balaústres de castaño y con algunas paredes de “cebatu” (entramado de palos que se cubría con cal).

Ruta do Alba Ruta do Alba Ruta do Alba Ruta do Alba


Al salir de pueblo encontramos la primera fuente de las varias que vamos a ver a lo largo de la ruta. Seguimos por un camino fácil, antiguo paso utilizado por pastores y arrieros para alcanzar el vecino valle de Aller, recientemente hormigonado. Pasamos por una piscifactoría y praderas que conservan cabañas de pastores rehabilitadas, después en el paraje del Campurru encontramos el antiguo cargadero de la mina Carmen en la que Duro Felguera extrajo mineral de hierro desde 1922 hasta 1967 llevándolo por el camino hasta Rioseco y luego por un ferrocarril de la propia Empresa hasta Pola de Laviana. Pronto llegamos a las brañas de la Vega, encrucijada de caminos donde hacemos un alto en el área de descanso y aprovechamos para picar algo.


Tomamos al frente un estrecho sendero que nos adentra en las Foces del Llaimo (que es otro de los nombres que recibe la ruta). A partir de aquí el camino va entre paredes altas de cuarcita y calizas a lo largo de un arroyo con cascadas, algunas de ellas de 10 m, de altura, rápidos y pozos donde vemos algunas truchas.


Cruzamos dos pequeños puentes de medio punto construidos en mampostería de piedra, la Pontona y el puente de la Resquiebra y llegamos al final de las hoces en la Cruz de los Ríos un paraje abierto a las alturas del Retriñon, vértice de los concejos de Aller, Caso y Sobrescobio,

Ruta do Alba Ruta do Alba Ruta do Alba Ruta do Alba


Aprovechando la sombra del refugio y otros al sol, pero sentados en las pocas mesas que hay, comemos y tras la foto de rigor iniciamos la vuelta por el mismo camino, un paisaje con muchas sombras, proporcionada por los castaños, avellanos, acebos (sirven de despensa y refugio), abedules, (el árbol blanco) y las hayas (el árbol de la niebla y de la sombra).


Antes de finalizar nos desviamos a la derecha por el camino del albergue, cruzando un puente que tiene un letrero que nos indica que no nos debemos de parar y pasar una persona cada 5 metros. Poco después cruzamos do otro puente de piedra, pasamos al lado de un molino y llegamos a a Soto de Agues cuando son las cuatro y media de la tarde. Aprovechamos para descansar en las terrazas de los bares y volver a transitar por las calles de este hermoso pueblo donde los más fotógrafos aprovechan hasta el último momento.


Una hora después salimos de vuelta a Foz y tras la parada de rigor en la Lupa, a las ocho y media estamos en el Concello sin ninguna incidencia y con el recuerdo de una ruta muy bonita que ha merecido este viaje un poco largo.

Alfredo Barros